Propagación de coronavirus es mayor en SFM y el Distrito

0
23

Salud Pública informa que hay 80 nuevos casos y cuatro nueva muertes

La aparente inobservancia de los protocolos en la gestión del tratamiento de la señora Oraida Herrera Díaz, quien fue diagnosticada con coronavirus el pasado 16 de marzo, días después de regresar al país procedente de Italia, comienza a pasar factura en el municipio de San Francisco de Macorís y junto al Distrito Nacional, se han convertido en los dos principales focos de transmisión comunitaria del COVID-19.

Cuatro de los diez fallecimientos registrados hasta el momento, se han reportado en esa demarcación del Nordeste del país, mientras unas 25 personas, incluyendo dos en estado crítico, cursan con la enfermedad. En tanto, el director provincial de Salud Pública, Ramón Morissette, quien estuvo en contacto con la señora bajo escasa protección de bioseguridad, según consta en videos de televisoras locales, permanece hospitalizado por razones indeterminadas, según reveló ayer el ministro de Salud Pública, Rafael Sánchez en la videoconferencia que ofrece diariamente para actualizar las estadísticas referentes a la evolución de la pandemia en territorio nacional, que hasta al día de ayer había sumado 80 nuevos enfermos, para un total de 392 y cuatro nuevos fallecidos para un total de diez.

Tras visitar ese municipio el pasado martes, el funcionario destacó que se tomó la decisión de reforzar el equipo técnico del Ministerio en esa localidad con dos directores provinciales adicionales y dos epidemiólogos y la asignación de dos ambulancias para el traslado de pacientes, que en su mayoría están siendo tratados en centros de salud privados por las limitaciones del hospital público.

Sánchez Cárdenas también deploró la despreocupación que existe entre los moradores de ese municipio, que se manifiesta en la aglomeración de personas sin mantener el debido distanciamiento social para evitar posibles contagios y la violación del toque de queda dispuesto por el presidente Danilo Medina.

Cruz Jiminián da positivo

Durante el encuentro virtual, el funcionario también confirmó que el doctor Félix Cruz Jiminián se encuentra entubado y en estado delicado en la Plaza de la Salud tras ser diagnosticado con coronavirus.

Dijo que el galeno no solamente padece de la neumonía característica del COVID-19, sino también de una afección intersticial aparentemente bacteriana que ha complicado su estado de salud, y que por el momento no se ha pensado en su traslado sino más bien en la estabilización de su cuadro clínico.

Entre los positivos también está el director de Presupuesto, Luis Reyes Santos, quien hizo el anuncio en su cuenta de Twiter.

¿Con qué se tratan los pacientes afectados?

El ministro de Salud, recordó que de los 392 casos reportados hasta ayer, 110 están en régimen hospitalario y los 273 restantes reciben tratamiento intradomiciliario, ya que en el 80 por ciento de los casos, la enfermedad cursa como una lesión respiratoria aguda leve y que si las personas acogen las medidas de protección recomendadas pueden cursar sus días de aislamiento sin mayores problemas.

Explicó que el tratamiento del COVID-19 es sintomático, por lo que ante fiebre se recomienda el uso de acetaminofén y antitusivos. No obstante, aquellos pacientes con afecciones crónicas, están siendo tratados con algunos fármacos como hidroxiquinina que se utiliza para el manejo del paludismo y el interferón alfa que según dijo está siendo encargado para tener suficientes reservas a nivel nacional. En los casos, donde además existe alguna afección bacteriana dijo que se recurre a antibióticos.

Insistió en que estos fármacos no se deben tomar sin previa indicación médica. Previendo un posible desbordamiento del sistema hospitalario por un eventual aumento de casos, como ha sucedido en varios países europeos, como España e Italia, el funcionario dijo que el Gobierno cuenta con 500 respiradores artificiales y que está en proceso de adquisición de otros 600 para el tratamiento de casos complicados.

En ese orden, dijo que se tienen identificados áreas de aislamiento y hospitalización que están en fase de negociación y que en su debido momento serán anunciadas por el presidente Danilo Medina o el ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo.

“Quiero decir lo siguiente: en un estado de emergencia como el que está viviendo el país, es bueno que la ciudadanía empiece a entender de que la decisión del Gobierno va estar por encima de las decisiones individuales para atender estos casos”, en alusión a las protestas que han provocado la habilitación de áreas de aislamiento como el caso de Boca Chica.

Con respecto a los pacientes vulnerables como en el caso de los que padecen de insuficiencia renal y requieren dializarse tres veces por semana, dijo que se ha ordenado que en los hospitales se mantengan las salas de diálisis aisladas y que se habiliten rutas alternas para evitar que pasen por las áreas de emergencia y triaje para evitar una posible infección o contagio.

La media de edad de los fallecidos hasta el momento es de 65 años y el 70% corresponde a hombres con antecedentes de enfermedades crónicas de larga evolución, como hipertensión, diabetes, asma, insuficiencia renal, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y consumo de tabaco.

Las cinco provincias con mayores casos confirmados son el Distrito Nacional con 178 casos, para un 45%, Santiago con 53 casos, la provincia Santo Domingo con 52, Duarte con 29 y La Altagracia con 12. Doce provincias siguen sin casos.

Actualmente hay 457 personas en seguimiento debido a que tienen historia de viaje a países con circulación del virus y por haber estado en contacto con casos positivos confirmados.

Recomendaciones

El ministro de Salud ratificó a la ciudadanía el llamado a mantener el aislamiento y reclusión, especialmente de las personas de tercera edad, mayores de 65 años, esencialmente con limitación de visitas, la protección debida y la vigilancia de sus necesidades.

¿Cómo se manejan los fallecidos?

El funcionario destacó que los hospitales y clínicas que han tratado a los pacientes que han fallecido con diagnóstico positivo de COVID-19 cuentan con un protocolo que ordena que los cadáveres sean introducidos en bolsas especiales de protección y que se realice un proceso de asepsia y desinfección de habitaciones e instalaciones utilizadas para evitar posible infección del personal.

Asimismo, dijo que la recomendación es que estos cadáveres no sean velados y que sean cremados, aunque reconoció que esta costumbre tiene poca aceptación en el país, por lo que se exhorta a que se proceda lo más rápido posible a su entierro.

Indicó que se disponen de ambulancias especiales para los traslados de los fallecidos en condiciones de bioseguridad.

Por María Teresa Morel/ El Caribe

Deja un comentario