Tetigo del Tiempo:¿Jaque Mate al Dólar?

0
24

Your ads will be inserted here by

Easy Ads.

Please go to the plugin admin page to set up your ad code.

Por J.C. Malone
[email protected]

Nueva York.- Antes del primer mes de la Guerra en Ucrania, estrategas militares de la Organización del Tratado del Atlantico Norte (OTAN), advierten que Rusia podría usar armas nucleares.
El presidente ruso, Vladimir Putin, respondió con una movida que quizá nadie anticipó.
Esta es, sobre todo, una guerra económica, Putin demandará que las naciones “hostiles” a Rusia, de Europa Occidental, paguen sus importaciones de petróleo y gas natural en Rublos rusos; casi el 40% del consumo energético europeo lo abastece Rusia.
Esto puede ser más devastador que una bomba atómica, es como un misíl dirigido exclusivamente a Washington.
Esto puede cambiar el balance político y económico mundial.
La fortaleza económia estadounidense se debe a que el dólar es la única moneda internacional de curso legal para comprar petróleo.
Si Europa sale a buscar Rublos para comprar petróleo, el dólar perderá mucho terreno.
Arabia Saudí aceptará que China, pague en Yuan por petróleo, si Europa y China no demandan dólares, la moneda se desplomará, sería como un jaque mate al dólar.
Podrán recurrir a las cortes, pero nadie podrá obligar a Putin a vender su petróleo en la moneda que el comprador quiera.
¿Cuál puede ser la respuesta occidental, invadir Rusia, matar a Putin, tomar el petróleo y el gas?
Lo que Putin hace tiene sentido, “si el perro ladra, se castiga al amo”, esta dicho desde hace tiempo. Los soldados se matan en la guerra, Putin no discute con payasos, pelea con el dueño del circo.
Putin usa la vieja escuela, “divide y vencerás”, si Europa quiere petróleo y gas de Rusia, debe romper su alianza económica con Estados Unidos. O Estados Unidos debe compartir sus reservas petroleras estratégicas con Europa para mantener la unidad.
Ante los ojos del mundo a Rusia no le va nada bien en Ucrania, todos esperaban que aplstara la Resistencia en semanas, pero no ha sido así.

Your ads will be inserted here by

Easy Ads.

Please go to the plugin admin page to set up your ad code.

Recordemos al gran filósofo de los Yankees de Nueva York, Yogi Berra, quien proclamó: “Esto no se acaba hasta que termine”.
Todo el mundo sabe exactamente cómo y cuando empiezan las guerras, nadie nunca sabe cuándo ni cómo terminarán.

El primer mes de la Guerra en Ucrania demostró lo que sabíamos, los conflictos se planean de una forma y en la realidad siempre son muy diferentes. Todos esperabamos que las tropas rusas tomaran Kiev en dos semanas.
El presidente ucraniano, Volodimir Zelinsky es un estupendo actor. De la TV ucraniana actuando, como el presidente ideal, Zelinsky saltó a la realidad y al estrellado político como nuevo héroe occidental.
Un David de nuevo cuño, que si no logra matar al Goliat ruso, al menos le ha dado una pelea, defendiendo la “dignidad política de mundo libre”.
Ronald Reagan nos enseñó que para ser un buen político basta con ser un actor mediocre; como presidente, como politico, en la vida real, brilló. En las pantallas, era un actor mediocre.
Este conflicto puede convertirse en el Vietnam de Rusia, porque las potencias repiten los errores de sus rivales. Estados Unidos se metió en Afganistán tras la huida deshonrosa de Rusia, también huyeron con igual o peor deshonra.

Washington invadió Vietnam, sus enemigos apoyaron la Resistencia Vietnamita, los estadounidenses huyeron con el rabo entre las patas.
Rusia invadió Ucrania, todos sus enemigos apoyan la Resistencia Ucraniana, ¿huirán los rusos con el rabo entre las patas, como los estadounidenses de Vietnam?
Quien crea tener la respuesta a esa pregunta, debe recordar que lo único constante en todas las guerras es la incertidumbre.

Sigueme en Youtube…
https://www.youtube.com/channel/UCC_JSYrYV93iklTEhAjiBqQ?view_as=subscriber

Your ads will be inserted here by

Easy Ads.

Please go to the plugin admin page to set up your ad code.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí