Volver a una Normalidad 

0
37

Por Sucre Vásquez

Distinta, para vivir, con cautela, sin enfermizo temor, aceptando, sin aceptar, el pinchazo indiscriminado de esta gota mortífera, invisible, que se ha expandido principalmente por el mundo desarrollado. Hay que retomar las riendas de la calesa gloriosa de la vida moderna, sin besos, abrazos, ni bailar de cerca.

Esta caravana fúnebre mundial es de espanto y la gente recluida, como si de una guerra nuclear se tratara, debe despertar de nuevo con optimismo, con la mente abierta y el pensamiento positivo, cada vez que sea necesario enfrentar elementos exterminadores que pululan en la Naturaleza.

Sin embargo, la Entidad Superior, siempre proporciona, mediante la inteligencia y la investigación científica, el remedio correcto para que la raza humana se imponga a los elementos y persista en la constante supervivencia, en este hermoso y singular planeta, que vive, como una madre afanosamente eficiente, con asombrosos recursos de física cuántica para mantenerse viva y alegre en medio del ambiente devorador y hostil del espacio sideral.

El autor es periodista y reside en Miami.

Deja un comentario