Danilo Medina llama a solidarizar financiamientos y a establecer reglas claras

0
91

Por Lilliam Mateo

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- El Presidente de la Republica, Danilo Medina, dejó abierto oficialmente los trabajos del encuentro histórico de Ministros de Relaciones Exteriores de 61 países y delegaciones de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños con la Unión Europea, llamando a la “solidaridad del financiamiento”.

Al hacer mención de algunos temas que deben ser parte de la agenda de discusión Medina Sánchez, sostuvo “que la agenda implica también solidaridad, pues la financiación para el desarrollo es la principal herramienta internacional para la implementación de los ambiciosos objetivos de desarrollo sostenible”.

El jefe de gobierno dominicano dijo que “Se hace necesario, por tanto, que los países desarrollados cumplan su compromiso de destinar el 0,7% de su producto nacional bruto a la ayuda oficial para el desarrollo y del 0,15% al 0,20% hacia los Países Menos Adelantados, ya que las cifras destinadas son aún insuficientes en relación con las responsabilidades asumidas”.

En ese sentido, recordó que el Plan de Acción de Addis Abeba adoptado en el 2015 en el marco de las Naciones Unidas,  ofrece un valioso instrumento para impulsar iniciativas y movilizar recursos a nivel bi-regional que, sin menospreciar nuestras realidades particulares, conduzcan a una mejor coordinación en los programas de cooperación que emanan del Plan de Acción CELAC-Unión Europea.

Dijo confiar en que estas jornadas sirvan para abordar en profundidad temas clave como la movilización de recursos y la coordinación bi-regional, de manera que logremos cumplir con esa meta deseada por todos, que es un mundo sin pobreza.

Sin embargo, agrego el Presidente Medina, “quiero señalar también que, para el desarrollo equitativo que deseamos los países miembros de la CELAC, tan importante como la Esta agenda implica también solidaridad, pues la financiación para el desarrollo es la principal herramienta internacional para la implementación de los ambiciosos objetivos de desarrollo sostenible.

Se hace necesario, por tanto, que los países desarrollados cumplan su compromiso de destinar el 0,7% de su producto nacional bruto a la ayuda oficial para el desarrollo y del 0,15% al 0,20% hacia los Países Menos Adelantados, ya que las cifras destinadas son aún insuficientes en relación con las responsabilidades asumidas.

En ese sentido, el Plan de Acción de Addis Abeba adoptado en el 2015 en el marco de las Naciones Unidas, nos ofrece un valioso instrumento para impulsar iniciativas y movilizar recursos a nivel bi-regional que, sin menospreciar nuestras realidades particulares, conduzcan a una mejor coordinación en los programas de cooperación que emanan del Plan de Acción CELAC-Unión Europea.

Confío en que estas jornadas sirvan para abordar en profundidad temas clave como la movilización de recursos y la coordinación bi-regional, de manera que logremos cumplir con esa meta deseada por todos, que es un mundo sin pobreza.

Sin embargo, quiero señalar también que, para el desarrollo equitativo que deseamos los países miembros de la CELAC, tan importante como la solidaridad es establecer reglas de juego claras y justas en los mercados internacionales.

En este sentido, creo sugirio redescubrir el enorme potencial que el comercio tiene como mecanismo creador de riqueza y empleos, pero  para aprovechar este potencial, “debemos asegurarnos de tener reglas que nos permitan competir en igualdad de condiciones”.

El presidente dominicano dijo que Latinoamericanos, caribeños y europeos afrontamos hoy problemas comunes, como las migraciones, el cambio climático y tantos otros desafíos que nos han llegado con la globalización y la revolución tecnológica.

Confiamos en que esta plataforma bi-regional de diálogo político y cooperación nos ayude a abordar algunos aspectos de estos retos.

Las Tareas:

Informo que para  avanzar en este camino, tenemos la excelente hoja de ruta que nos proporciona la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible.

Esa agenda marca un hito en la construcción de un mundo inclusivo y justo para todos. Apunta a un futuro libre de pobreza en todas sus formas, en el que nadie debe quedarse atrás. 

La creación de ese futuro, aclaro Danilo Medina, implica muchas tareas: la creación de capacidades; la transferencia de tecnologías; el fomento de las inversiones;  la participación de la sociedad civil en los procesos nacionales de desarrollo y, por supuesto, un llamado urgente a crear y fortalecer alianzas estratégicas como estas.

El mandatario considera que las políticas de subsidios, especialmente en productos agrícolas, no solo suponen un uso cuestionable de los recursos públicos de los países más desarrollados, sino también un obstáculo muchas veces insalvable para nuestras naciones, que no pueden poner en juego sus mayores activos de desarrollo.

 Por tal razón, considero poner “sobre el tapete” en el foro y someto a la consideración de todos los presentes esta reflexión porque, a la larga, poder llevar productos a los mercados europeos sería una herramienta de combate a la pobreza mucho más transformadora y efectiva que cualquier política de ayuda para el desarrollo.

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí