El Vaticano resalta “desigualdades e injusticia” en República Dominicana

0
44

Por Cortesía de Saúl Pimentel

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Radio Vaticana y Vatican News, los dos medios más influyentes de la Iglesia Católica, están difundiendo con énfasis  la versión de que en República Dominicana existen “las mismas desigualdades e injusticia” de otras naciones donde ha habido últimamente estallidos sociales.

“Las desigualdades e injusticias que se establecen en el contexto de las manifestaciones en curso en Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador, Haití, Nicaragua, Venezuela también son una realidad en la República Dominicana”, dicen los medios.

Específicamente Vatican News dice que “en los últimos meses ha habido tensión en la zona rural de Santa Cruz del Seibo, al noreste de la capital”, al punto de que 240 familias campesinas vinieron a pie desde El Seibo a la capital, en busca de un diálogo con las instituciones oficiales para que se respeten sus derechos.

“En los últimos años, la República Dominicana ha experimentado un crecimiento económico bastante significativo pero sin una distribución social adecuada”, agrega.

A propósito del tema, la periodista Fausta Speranza  hizo una entrevista  por teléfono a Pier Giuseppe Fortunato, economista de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNTACD, por sus siglas en ingés), quien reside temporalmente en Santo Domingo.

La entrevista

La transcripción completa de las declaraciones de Pier Giuseppe Fortunato es la siguiente:

R.- En veinte años, la República Dominicana ha crecido más rápido que muchos países tanto en el Caribe como también en general en América Latina. A pesar de esto, es un país que tiene importantes debilidades estructurales porque sigue siendo un país con un enorme nivel de desigualdad, donde la movilidad social es casi nula, hay muy poca movilidad incluso a nivel de matrimonios; Es un país en el que las clases más altas continúan cerradas, para lo cual hay un grupo muy pequeño, un 5-10 por ciento de la población, que controla la mayor parte de la riqueza y que también tiene control sobre las ideas políticas. Esta máscara de las profundas tensiones que por el momento se han mantenido poco rastreadas porque el país ha crecido económicamente, pero no en el desarrollo general. Y para decir que la otra “línea de falla”, la otra fragilidad del país está representada por un crecimiento que se ha basado sustancialmente en la deuda pública y las inversiones públicas. Cuando esto ya no sea posible, y desafortunadamente creo que esto puede ocurrir pronto, debido a que las condiciones de los mercados de capitales en todo el mundo siguen siendo poco prometedoras para los próximos años, me temo que puede haber episodios de protestas masivas incluso mayores que las tensiones actuales. , es decir, más similar a lo que sucede en otros países de la región.

PREGUNTA–Estás en República Dominicana en un momento en que América Latina es caos, manifestaciones, protestas

R.- Es un momento caluroso en toda la región precisamente porque en muchos países de la región se ha detenido el crecimiento de los últimos años, que se ha relacionado principalmente con los precios de las materias primas. Y luego esas desigualdades y esos problemas de desigualdad que no se habían resuelto durante los años de crecimiento surgieron de manera muy consistente. Mientras tanto, los países no pueden, por un lado, cambiar la estructura económica, es decir, no han diversificado la producción al transformar la economía ahora y llevarla a la producción de bienes manufacturados con respecto a las materias primas, y por otro lado, una estructura de Este tipo ha facilitado la continuación de importantes desigualdades. Nosotros, como Unctad, estamos trabajando en la región de manera muy consistente junto con la OCDE y con la agencia de las Naciones Unidas que se ocupa del desarrollo del área latinoamericana, para tratar de facilitar la transformación estructural de estos países. Ahora estamos trabajando con el gobierno de la República Dominicana para revisar la estructura institucional y las políticas industriales y comerciales que pueden favorecer la transformación de la estructura productiva y comprender cuáles son los problemas en términos de políticas para implementar. Intentamos ayudar a estos gobiernos a cambiar el equilibrio de las políticas actuales y así facilitar la transformación estructural de la economía de estos países que, como dije antes, es una prioridad. Es una emergencia económica, pero también social, porque está teniendo importantes consecuencias también desde el punto de vista del tejido social.

¿Puedes contarnos algo sobre la sensación de caminar entre las personas?

R.- Caminando entre las personas que siento, con respecto a Europa, un sentimiento mejor, en mi opinión; es decir, la gente aquí sigue siendo optimista sobre su futuro. En parte pienso porque, precisamente, la economía ha crecido, y en parte también porque la actitud del Caribe en particular es bastante positiva. Pero algo está cambiando, especialmente en los barrios más pobres. Estoy en Santo Domingo, ahora mismo: esta es una ciudad donde hay barrios que no tienen nada que envidiar a los barrios de una ciudad europea rica, y barrios que están completamente marginados. Hay un paseo en el que estoy ahora, lleno de hoteles de cinco estrellas, y luego hay barrios, sin embargo, en la parte más marginal de la ciudad, que son muy pobres. Aquí, estas diferencias son aún más pronunciadas que antes. Hay una mayor disparidad por la diferencia de precios entre un área y otra, y a medida que te mueves por la ciudad te das cuenta de que en las áreas más pobres esa posibilidad, el optimismo del Caribe está fallando”.

 

Deja un comentario