Más de 50 casos de coronavirus en la MTA ponen freno al servicio del Subway

0
12

La falta de personal impulsa que la agencia reduzca el servicio del metro y autobuses en 25%

La ciudad de Nueva York está prácticamente paralizada por el coronavirus, pero hay una fuerza laboral que debe seguir activa para garantizar que los neoyorquinos en trabajos esenciales, como médicos y enfermeras, puedan seguir movilizándose por los cinco condados: los empleados del Subway.

Pero al igual que los policías, que se están enfermando en grandes números con COVID-19 porque no pueden dejar de salir a las calles, ya son al menos 52 los empleados del sistema de transporte masivo de la ciudad que han dado positivo a la enfermedad.

Y aunque el presidente de la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA), Pat Foye, reconoció que la cifra de enfermos era elevada, no confirmó informes de los sindicatos que aseguran que cientos de empleados han dejado sus puestos de trabajo para mantenerse en auto-cuarentena en sus hogares, luego de haber estado potencialmente expuestos al virus. “Obviamente, es mayor que 52”, indicó Foye.

Y esta ausencia laboral está creando un serio problema para la agencia, al no contar con el personal suficiente para mantener el masivo sistema de transporte activo. A comienzos de esta semana, la escasez de trabajadores provocó más de 800 retrasos en el Subway.

Ante esta realidad, la MTA decidió implementar a partir de este miércoles el ‘Essential Service Plan’, que contempla reducir en 25% el servicio en el Subway, suspendiendo las líneas B, W y Z, y cambiando algunos trenes de expresos a locales, así como disminuir a partir del viernes en 35% los trenes de suburbios Metro-North y el Long Island Railroad. Y en cuanto a los autobuses, a partir del jueves, solo se prestará el 77% del servicio regular.

La presidenta interina del NYC Transit, Sarah Feinberg, indicó que la falta de personal “es una de las principales razones por las que estamos dando este paso ahora”.

Entre tanto, Mario Peloquin, jefe de Operaciones de la MTA, indicó que esta agencia “continuará transportando a los trabajadores esenciales que mantienen esta ciudad y nuestra sociedad funcionando”. El funcionario agregó: “La mayoría de los usuarios no notarán la diferencia con los recortes sobre todo durante las ‘horas pico’ de la mañana y la noche”.

Y ante las especulaciones que surgieron sobre que estos cambios eran un paso al cierre total del sistema, la MTA indicó que esto “no significa que estamos cerrando, y no vamos a ninguna parte”.

“La mayoría de las personas deberían mantenerse alejadas del transporte público”, dijo Foye. “El paso que estamos dando hoy es un principio para avanzar en los objetivos del Gobernador de aplanar la curva de casos positivos y frenar la propagación del virus”.

“Necesitamos que las personas viajen, pero usando distancias seguras entre sí, para ayudar a sacarnos de esta crisis”, dijo el portavoz de Riders Alliance, Danny Pearlstein, a medios locales, agregando: “Necesitan tomar este transporte para llegar a sus trabajos, por lo debemos hacer asegurándonos a la vez de mantenerlos seguros durante sus viajes”.

Cae en 87% el número de usuarios

Pero la falta de personal no es la única razón por la cual la MTA decidió reducir el servicio en el Metro neoyorquino, sino también porque en la última semana se registró una drástica reducción del 87% en el número de pasajeros, 4.8 millones menos que esta misma época el año pasado, disminución que también se registró en el LIRR con 71% y el Metro-North con la peor caída que alcanzó el 94%.

La MTA estimó este miércoles, tras realizar una reunión ‘virtual’ de la Junta Directiva, que la reducción en los usuarios significará una pérdida de $125 millones de dólares a la semana, y que si la crisis del COVID-19 sigue por más tiempo y la reducción de pasajeros se mantiene tan baja hasta casi finales de año, las pérdidas podrían sobrepasar los $6,000 millones de dólares.

Ante este sombrío panorama, la MTA ya solicitó al Gobierno federal $4,000 millones en asistencia financiera para compensar las pérdidas.

Fuente:

Deja un comentario