Nueva York demandó a cinco redes sociales: por qué las vinculó a la crisis de salud mental en niños y jóvenes

0
182

La ciudad de Nueva York presentó una demanda formal contra cinco de las mayores redes sociales por “alentar una crisis de salud mental entre los menores en toda la nación”. Según anunció el alcalde neoyorkino,

Eric Adams, la presentación hecha en conjunto por la Alcaldía, el Departamento de Educación y el Departamento de Salud de la ciudad, se formalizó este miércoles ante el Tribunal Supremo de California, región que alberga a la mayoría de estas compañías tecnológicas.

La ciudad argumentó que las cinco plataformas demandadas (TikTok, Instagram, Facebook, Snapchat y YouTube) fomentan la adicción y promueven comportamientos perjudiciales entre los menores, definiéndolas como una “amenaza para la salud mental”.

Los funcionarios neoyorquinos argumentaron que anualmente se invierten cerca de 100 millones de dólares (aproximadamente 88 millones de euros) en programas destinados a tratar problemas de salud mental juvenil. Este considerable desembolso económico respalda la necesidad urgente de abordar la influencia de estas redes sociales en la vida de los jóvenes. “Nuestra ciudad se construyó sobre la innovación y la tecnología, pero muchas redes sociales ponen en peligro la salud mental de los niños”, señaló Adams, enfatizando la responsabilidad que recae sobre estas plataformas en lo que respecta a la crisis.

Los argumentos de la metrópoli se sustenta en evidencias que apuntan hacia prácticas problemáticas de las redes, tales como el uso deliberado de algoritmos diseñados para fomentar el consumo compulsivo y la implementación de mecánicas adictivas similares a las de los juegos.

“No podemos quedarnos mirando y dejar que las grandes tecnológicas moneticen la intimidad de nuestros hijos”, expresó el alcalde, apoyándose en un informe del Departamento de Salud Mental de la ciudad que reveló que un 77 % de los alumnos de secundaria dedican tres horas o más al día al uso recreativo de pantallas.

Este movimiento de Nueva York no es aislado. En octubre, 41 estados denunciaron a Meta (propietaria de Facebook e Instagram) por razones similares, marcando un precedente en la lucha contra los efectos negativos de las redes en la salud mental de los menores.

Para ayudar a abordar esta crisis actual de salud mental y el daño asociado al uso de estas plataformas, la alcaldía de Nueva York también publicó un plan de acción: “El papel de la ciudad de Nueva York en la crisis nacional de las redes sociales y la salud mental de los jóvenes: marco de acción”.

“Esta demanda y el plan de acción son parte de un ajuste de cuentas más amplio que dará forma a las vidas de nuestros jóvenes, nuestra ciudad y nuestra sociedad en los años que vendrán”, expresan en el sitio web oficial de la ciudad de Nueva York.

La demanda, según Adams, es “parte de una acción más vasta” que tiene como objetivo impactar positivamente en la vida de los jóvenes, la ciudad y la sociedad en general. Con ello, se busca sentar un precedente importante en la regulación del impacto social de las tecnologías emergentes.

En suma, esta medida judicial pone de relieve la preocupación creciente por el bienestar mental de los jóvenes y señala un momento crítico en la evaluación del papel de las tecnologías digitales en la sociedad. Mientras esta denuncia avanza, queda claro que el debate sobre la influencia de las redes sociales en la salud mental está lejos de concluir.

Cuáles son los riesgos de las redes sociales en los jóvenes
Estas plataformas exponen a los jóvenes a acoso cibernético, depredadores en línea, y un elevado riesgo de problemas de salud mental como depresión y ansiedad (Imagen ilustrativa Infobae)

Diversos organismos de salud, como la Academia Americana de Pediatría (AAP), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), emitieron recomendaciones sobre el uso de estas herramientas para edades tempranas.

En una nota reciente, Infobae había detallado cómo el uso abusivo de Tik Tok provoca narcolepsia entre los adolescentes y moldea sus habilidades cognitivas. Consultada sobre los efectos de visualizar videos en loop y los tipos de contenidos que consumen los niños y jóvenes, la licenciada en Psicología y especialista en infancias Sonia Almada, consideró que “Tik ToK plantea un paraíso de ensoñación y gratificación continua con recompensas inmediatas”.

“Ese paraíso virtual, en muchas ocasiones, choca con la realidad, donde los niños y las niñas deben tolerar frustraciones e incertidumbres que son intrínsecas a la vida real, que pueden ir desde estar muchas horas en la escuela, pelearse con un amigo o enfrentar problemas familiares”, ejemplificó Almada.

En ese sentido, el médico psiquiatra y neurólogo Enrique De Rosa Alabaster señaló a Infobae que las largas horas de exposición a los videos de TikTok, que sólo exigen deslizar el dedo para disfrutar de la próxima publicación, también moldean los sistema de estímulo-recompensa de las nuevas generaciones: “El circuito de placer cambia, cada vez se necesitan estímulos más fuertes y más rápidos, más inmediatos y más cortos”.

“En línea con las recomendaciones de la SAP, sabemos que no es conveniente un uso cotidiano de las pantallas en niños menores de 2 años. No solo por cuestiones psicosociales y lingüísticas, sino de desarrollo motor y general de los chicos, y especialmente por el desarrollo neurológico, que puede verse afectado”, señaló Olga Peralta, psicóloga del CONICET especializada en la interacción entre adultos y niños mediada por imágenes impresas y digitales en una nota reciente en Infobae.

Qué argumentos incluyó la demanda judicial
“Las redes en línea son herramientas poderosas para conectarse con amigos, familiares, compañeros de clase y mucho más”, dijo la vicealcaldesa de Salud y Servicios Humanos de Nueva York, Anne Williams-Isom . “Sin embargo, las redes sociales también pueden ser un lugar para comparaciones nocivas con otros, una plataforma para el acoso y tener implicaciones negativas para la salud mental de nuestros hijos”, expresó.

La demanda alega que las empresas diseñaron intencionalmente sus plataformas para manipular y hacer adictos a niños y adolescentes a aplicaciones de redes sociales con características que incluyen:

Usar algoritmos para generar feeds que mantengan a los usuarios en las plataformas por más tiempo y fomenten el uso compulsivo.
Usar mecanismos similares a los juegos de azar en el diseño de aplicaciones, que permiten la anticipación y el anhelo de “me gusta” y “corazones”, y también proporcionan flujos continuos y personalizados de contenido y anuncios.
Manipular a los usuarios a través de la reciprocidad: “Estas plataformas aprovechan la reciprocidad, por ejemplo, informando automáticamente al remitente cuándo se vio su mensaje o enviando notificaciones cuando se entregó un mensaje, alentando a los adolescentes a regresar a la plataforma una y otra vez y perpetuando la participación en línea y las respuestas inmediatas”, describió el documento.
“Se trata de proteger a nuestros jóvenes”, dijo la asesora principal del Ayuntamiento, Lisa Zornberg . “El cirujano general de Estados Unidos tenía razón al decir que ésta ‘simplemente no es una pelea justa’. Los mejores desarrolladores de productos del mundo han diseñado feeds y funciones adictivas para maximizar la cantidad de tiempo que los jóvenes pasan en la plataforma, dejando a los padres, a los jóvenes, a los profesores y a las salas de urgencias a cargo de las consecuencias nocivas. El cambio por parte de las empresas de redes sociales ya se debía desde hace tiempo”.

“Las redes sociales son una toxina en nuestro entorno digital, como lo son el plomo, la contaminación del aire y la nicotina en nuestro entorno físico”, dijo el doctor Vasan, comisionado del DOHMH. “Las toxinas ambientales requieren regulación, control y mitigación, y la salud pública debe aprovechar su legado de salud ambiental para abordar esta amenaza moderna. La ciudad de Nueva York está empleando una amplia gama de herramientas para contraatacar, incluida la educación y la concientización, la investigación y la regulación y esta demanda es el último ejemplo del compromiso de nuestra ciudad para garantizar que los jóvenes estén a salvo de los impactos de las redes sociales en la salud mental y el bienestar.

“Las redes sociales pueden utilizarse como herramienta para compartir información y construir una comunidad. Pero, como médico de salud mental, también he sido testigo de los profundos impactos negativos que siguen teniendo en la salud mental de muchos de nuestros jóvenes”, dijo Eva Wong, directora ejecutiva de la Oficina de Salud Mental Comunitaria del Alcalde .

“Muchas veces, las redes sociales exponen a nuestros hijos al acoso cibernético, problemas de imagen corporal, depredadores en línea, preocupaciones sobre la privacidad y un riesgo creciente de depresión, ansiedad, sentimientos de aislamiento e incluso suicidio. Como madre, estoy profundamente preocupada por el sufrimiento duradero, efecto negativo que tienen las redes sociales en la configuración de la cultura juvenil. Y hoy, como ciudad, decimos que no basta simplemente con advertir a los jóvenes sobre los peligros de las redes sociales; también debemos responsabilizar a las empresas por crear y sacar provecho de una toxina ambiental eso perjudica a nuestros niños y jóvenes”.

“La salud mental colectiva de nuestros jóvenes se encuentra en un lugar terrible; francamente, los niños no están bien”, dijo el fiscal de distrito de Staten Island, Michael McMahon . “Las presiones impuestas por la omnipresencia de las redes sociales en sus vidas juegan un papel importante en esta realidad peligrosa y aleccionadora, y vemos los impactos de eso en los tribunales y en la comunidad todos los días. La violencia juvenil ha alcanzado niveles récord, los suicidios y los intentos de suicidio se han vuelto demasiado comunes, y nuestros educadores informan que los estudiantes muestran una disminución de la capacidad de atención, una falta de respeto por la autoridad y otros problemas de comportamiento que perturban el entorno de aprendizaje. Este no es un camino sostenible, y felicitamos al alcalde Adams por tomar medidas contra estas empresas de redes sociales para apoyar los esfuerzos de la ciudad para ayudar a nuestros niños con dificultades y exigir que adopten nuevas restricciones sobre cómo se permite a los jóvenes usar estas aplicaciones adictivas y dañinas”.

https://www.elcaribe.com.do/

Deja un comentario