Feria del Libro o asilo de ancianos

0
372

Por Víctor Gómez

No tengo nada contra los ancianos o adultos maduros, pero a juzgar por las imágenes y los comentarios de la pírrica asistencia que hubo en la apertura del «Festival Cultural del Libro Dominicano», que no sabemos por qué quisieron americanizarse con el nombre (Dominicana Libro & Culture Festival) cuando ni siquiera su máxima representante ‘la Diva Chévere’, dijo presente, siendo esta la gran ausente y dejando a su pupilo, el director de Cultura en Nueva York, Rey Andújar, vestido y alborotado.

A decir verdad, por la gran mayoría de personas consultadas, eso parecía un ‘asilo de ancianos’, los organizadores no tomaron en cuenta muchos detalles que a la postre le hizo perder lucidez, participación de escritores, asistencia de público y respaldo de los medios de comunicación en sentido general.

A quién fue que se le ocurrió llevar este evento a Lehman College? Consultamos con varios principales de escuelas de origen dominicanos y preguntamos si les habían hecho invitación para que promovieran entre sus estudiantes esa actividad y algunos nos confesaron que eso brilló por su ausencia, un fallo para fines de convocatoria.

Ahí hay que sacarle su comida aparte a una de las pasadas incumbentes de cultura, que en plena pandemia supo organizar con éxito una verdadera feria cultural y del libro en un lugar de fácil acceso, con una convocatoria para todos y respaldada por la ministra de entonces, muy diferente a «Chévere Nights», que aún no acaba de entender que su papel es en la televisión.

No creemos que habrá algún mortal que se atreva a decir que ese evento fue un éxito, porque ni los «compañeritos» del partido de gobierno que están nombrados en Cultura le han dado su visto bueno a un evento como ese, que debió ser respaldado por todos los dominicanos, pero que por los erros de los organizadores no tuvo el resultado esperado.

Los ‘kioscos’ de libros no presentaron nada nuevo, muchas revistas, y no faltó uno que algunos directores de periódicos impresos regándolo como un canillita de los años 70, promoviendo su producto, asimismo, poetas y declamadores colaborando con la causa.

Como el director de cultura en esta ciudad (el viajero, como le llaman sus empleados) está super pegado con su jefa, lo mejor que puede hacer es reivindicarse después de este fracaso, para que la comunidad lo vea con buenos ojos, viaje menos a Chicago, como lo hace todas las semanas, y se ponga donde el capitán lo vea para que no le pase como a otros que les calló el ‘fucú’ que ronda allá.

Somos de los que creemos que las instituciones que pertenecen a la comunidad no deben ser para politiquería ni cumplir con compromisos previos. A esto hay que ponerle un pare. Lo digo con responsabilidad, porque tenemos la información de por qué Andújar no asume, como debe ser, un horario regular en el puesto que ha sido designado, tal como lo hacían sus antecesoras. Esa responsabilidad no es para hacer ‘tours’ ni pasarela.

Se lo dejo de tarea.

 

Deja un comentario