Por Carlos McCoy

El titular de este artículo era el lema utilizado por nuestra otrora Línea aérea bandera nacional.

Los que tuvimos la oportunidad de viajar en Dominicana, nosotros lo hicimos por primera vez el 29 de agosto del 1965, podemos dar fe del excelente servicio que brindaba esa aerolínea.

Por Mons. Ramón Benito de la Rosa y Carpio

Digámoslo clara y abiertamente: Los buenos dominicanos somos más. Lo que pasa es que los delincuentes y los violentos son muy bullosos y nosotros hablamos muy mal de nosotros mismos los dominicanos.

Por Emilia Santos Frias

Decir adiós a un padre duele demasiado, aunque nos conforte el dicho que reza: quien bien vive bien muere. Así lo pudimos palpar mis hermanas y yo, durante la vida y  partida de nuestro amado progenitor, el señor José Ramón Santos, quien aunque de linaje más longevo, ayer mis hermanas,  yo y  la sociedad donde pernotó por más de 60 años, le  despedimos a sus 88 años. Agradecemos al todopoderoso por su vida la que siempre disfruto en salud.

El sentimiento de congoja es profundo, aún  cuando estábamos conscientes de que algún día por albures del destino ese momento nos tocaría,  llegaría.

Por Manuel Hernández Villeta

Organismos especializados de los Estados Unidos consideran que sus turistas tienen poca seguridad  en el país. De inmediato esa aseveración fue enfrentada por los cabezas de los organismos de inteligencia en el país. De hecho, la delincuencia ha ido ganando terreno y hoy nadie está seguro.

Lo dicho por el departamento de Estado es una gran verdad, El país se encuentra sumergido en una ola de violencia que propician bandas de delincuentes a todos los niveles. Han surgido movimientos  ambientados por sicarios y narcotraficantes.