Por J.C.Malone

Nueva York.-El alfabeto chino representa la palabra “crisis” con dos caracteres, uno significa dificultad, el otro oportunidad, porque las grandes crisis paren grandes líderes, que impulsan grandes transformaciones.

Abusivas apuestas bancarias produjeron la gran depresión del 1929.

Por Raul Mejia Santos

El Partido Revolucionario Moderno se ha convertido en un partido con vocación de poder. Surgido de la nada, fue el colectivo de oposición política más votado por el electorado dominicano en el último certamen, el pasado 16 de mayo. Aunque muchos pretenden opacar su imagen, Luis Abinader Corona fue el candidato idóneo para lograr esa hazaña. 

Lleno de juventud, ideas progresistas, con una verdadera vocación democrática, lanzó al PRM sobre el ruedo político nacional en una avasalladora  participación frente a fuerzas políticas con más tradición y estructura. No obstante  sus orígenes en la comodidad de su acaudalada familia, nunca ha estado ajeno a las vicisitudes del dominicano de a pie, el humilde, el trabajador. 

Por MONS. RAMÓN BENITO DE LA ROSA Y CARPIO

Hace 41 años, este sacerdote jesuita comenzó, junto al río Bao del Cibao, en Santiago, un campamento para niños, y al ir creciendo este campamento va aumentando en centenares de niños que llegan allí para recibir formación en todos los sentidos, en valores, formación en el amor a la creación.

Esta iniciativa del padre Dubert fue continuada por los padres jesuitas a su muerte, pero no solamente por ellos, sino con toda una fundación que los acompaña. Detrás de esta fundación está la familia Bermúdez, iniciada con Poppy Bermúdez, y este campamento necesita continuamente ayuda.

Por Andrés L. Mateo

¿Éstos, señor, son muertos de tu ira? ¿Los del huracán Matthew, Padre del Alba, son los muertos del agua? ¿No está Dios inscrito en las cosas, como decía San Juan de la Cruz, extasiado ante el amanecer? ¿Y si Dios es como un prójimo, por qué su mano fuerte sólo azota a los pobres, los olvidados, los excluidos de la riqueza material? ¿Qué mueve la riada que se lleva todo a su paso? ¿Cómo es que salen de lo oscuro los miles de tugurios, la morada del hambre, la más descarnada miseria material de nuestro pueblo? ¿Quién, en el centro mismo de la tragedia,  develó ese otro mundo que el cinismo oficial oculta?    ¿O es, acaso, que bajo la mirada negra y cejuda del desconsuelo, tu infinita bondad nos descubre el horror, la mentira y el crimen de quienes durante siglos nos han gobernado? ¿Es tu ira la otra cara del “progreso”? ¿Esos inocentes que la piedra gigante aplastó en el barrio marginal de Capotillo, o el niño de La puya, soñaban con su muerte?