Por: Gnosis Rivera

Hay quien dice que yo escribo; otros, que soy escritora –que no es lo mismo, claro.- Yo solo sé que ellas, las letras, vienen a mí solitas. Yo no las busco. Y les confieso el placer que me produce  acomodarlas y darles buena forma, para aquellos anónimos y conocidos que osan ocupar su tiempo y atención leyéndolas luego.

Descanso sobre mi mecedora para viejitas y medito el artículo de este sábado; ninguna idea en particular viene a mi encuentro. Entonces enciendo el televisor y me encuentro con los últimos minutos de la película “Mente Brillante” –Beautiful Mind, en inglés-. En lo que considero una de las mejores escenas del filme, el científico Nash –interpretado brillantemente por Russel Crowe- afirma estar loco. Le dice a su interlocutor que toma pastillas de última generación y que sigue viendo cosas que no existen. “He decidido renunciar a mi manía por los patrones, y a mi gusto por soñar despierto”, le explica.

Por Juan M.Valdez Frías

La patria le duele a quien la ama, no así a quienes se alimentan de ella. Por eso siempre que voy a la República Dominicana regreso consternado, invadido de un amargo temor, Bien podría decir, con esto de ser más honesto, que regreso lleno de una indignación que me corroe los cimientos más profundos del alma. Tratando de entender mi actitud me reviso, y hasta me pregunto, si es que no soy tan patriota como me siento ser, para enajenar la realidad que veo y cambiarla por un toque de fantasía que me brinde un poco de conformismo o vagas esperanzas.

 Por J.C.Malone

Nueva York.-El alfabeto chino representa la palabra “crisis” con dos caracteres, uno significa dificultad, el otro oportunidad, porque las grandes crisis paren grandes líderes, que impulsan grandes transformaciones.

Abusivas apuestas bancarias produjeron la gran depresión del 1929.

Por Raul Mejia Santos

El Partido Revolucionario Moderno se ha convertido en un partido con vocación de poder. Surgido de la nada, fue el colectivo de oposición política más votado por el electorado dominicano en el último certamen, el pasado 16 de mayo. Aunque muchos pretenden opacar su imagen, Luis Abinader Corona fue el candidato idóneo para lograr esa hazaña. 

Lleno de juventud, ideas progresistas, con una verdadera vocación democrática, lanzó al PRM sobre el ruedo político nacional en una avasalladora  participación frente a fuerzas políticas con más tradición y estructura. No obstante  sus orígenes en la comodidad de su acaudalada familia, nunca ha estado ajeno a las vicisitudes del dominicano de a pie, el humilde, el trabajador.