Por Luis Rojas Silvestre 

New York.- Todo estado tiene el derecho de admitir en su territorio a quien considere merecedor de visitarlo, para eso concede un instrumento de entrada que conocemos como visa, que no es mas que un permiso legal para su ingreso….Este es otorgado y retirado de acuerdo a la conveniencia del país emisor, no es un derecho ciudadano, es un privilegio y como tal no necesita mayor explicación de motivos para una cosa o la otra. Al retirarle a Roberto Rosario ese privilegio, simplemente los Estados Unidos lo declaran una persona no grata en su territorio.

Por Gnosis Rivera

Si usted es de los que no quiere largarse de aquí, si le sigue doliendo el país, si le molesta este sistema de cosas, si está harto...hable, grite, salga de donde esté. No se quede callado ni se quede dando vueltas, como perro tras su cola, con el tema de la semana.

Hoy más que nunca la información es poder y saber manejarla implica más poder todavía. La información es tanto lo que ocurre como aquello que debió ocurrir y no sucedió. En este escenario, están los que crean la información, seguidos por aquellos que están llamados a divulgarla. Por último, se encuentran los que consumen dicha información. Aunque todo lo anterior puede implicar escenarios bastante complejos, donde intervengan otras variables. En términos prácticos así es como va la cosa.

Por J.C. Malone

Faltan documentos de Wikileaks sobre Hillary, y Trump debe tener algunas sorpresas para los días finales de la campaña. Muchos votantes creen que Hillary no es confiable, otros creen que ella siempre esconde algo.

Nueva York.-Hillary Clinton, como primera dama, con todo el apoyo de su esposo el Presidente Bill Clinton fracasó en su intento de reformar el sistema sanitario estadounidense.  Como aspirante presidencial en el 2008, Hillary estaba prácticamente sola y surgió Barack Obama, pensábamos que era para dar a conocer su nombre y, de nuevo, Hillary fracasó.

Por Juan Bolívar Díaz

Los dominicanos tenemos el Congreso más caro y abultado de la región, único bicameral, con 222 miembros, casi 4 veces los 57 de Costa Rica, triple que los 71 de Panamá, más del doble que los 84 de El Salvador y los 92 de Nicaragua, casi duplica los 128 de Honduras, y 40 por ciento más que los 158 de Guatemala.

Una de las mayores urgencias que confronta la sociedad dominicana es abaratar el costo de la política, que no sólo consume altos niveles del ingreso nacional, sino que prostituye las instituciones y margina a gran parte de los que no pueden o no quieren asumirlo para no correr el riesgo de fracasar ante el ventajismo de los depredadores de los bienes públicos o sucumbir a la  corruptela, el rentismo y el clientelismo.