Por Andrés L. Mateo

¿Éstos, señor, son muertos de tu ira? ¿Los del huracán Matthew, Padre del Alba, son los muertos del agua? ¿No está Dios inscrito en las cosas, como decía San Juan de la Cruz, extasiado ante el amanecer? ¿Y si Dios es como un prójimo, por qué su mano fuerte sólo azota a los pobres, los olvidados, los excluidos de la riqueza material? ¿Qué mueve la riada que se lleva todo a su paso? ¿Cómo es que salen de lo oscuro los miles de tugurios, la morada del hambre, la más descarnada miseria material de nuestro pueblo? ¿Quién, en el centro mismo de la tragedia,  develó ese otro mundo que el cinismo oficial oculta?    ¿O es, acaso, que bajo la mirada negra y cejuda del desconsuelo, tu infinita bondad nos descubre el horror, la mentira y el crimen de quienes durante siglos nos han gobernado? ¿Es tu ira la otra cara del “progreso”? ¿Esos inocentes que la piedra gigante aplastó en el barrio marginal de Capotillo, o el niño de La puya, soñaban con su muerte?

Por Carlos McCoy

 Ante el cómplice silencio internacional, por la decisión de los Estados Unidos de repatriar más de 40,000 haitianos ilegales de su territorio, con el eufemismo de que todo está normal en Haití, la madre naturaleza le ha dado una muestra, de manera contundente como suele hacerlo, de que las cosas en Haití están muy lejos de ser normales.

A su paso por el caribe, Mr Mathew, señor de la destrucción, ha dejado una estela de calamidades en cada una de las islas que tocó, mostrando, principalmente en Haití, la realidad de las precariedades de ese país.

Por Blanka Paloma 

Mi comunidad dominicana en la isla del encanto Puerto Rico es laboriosa, dinámica y creativa. Somos un pueblo muy solidario, de gente emprendedora y dispuesta a ayudar, pero……..,,, como nada, ni nadie es perfecto en este mundo,: lamentablemente nuestra cultura lleva consigo una estampa, una característica negativa por la cual, en tierras extranjeras diversos sectores nos identifican: para bien o para mal.

En varios eventos sociales que nos han invitado en Puerto Rico, he observado que muchísimos de mis compatriotas hermanas y hermanos son: un tanto desorganizados con el asunto de la comida que en los eventos se brinda. Hay quienes se sirven hasta MOÑA y después no la ingieren, la desperdician, la votan.

Por Olga Capellán.-

Apenas pasado un mes de la muerte del más emblemático dirigente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) Lic. Hatuey De Camps Jiménez, quien se incorporó a las filas de su partido siendo un adolescente, casi un niño, al que se entregó ortodoxamente, iniciándose en el mismo en los frentes estudiantiles cuando este llegó al país desde el exilio en 1961 y fue una de las principales figuras en la lucha por el medio millón para la UASD en la misma década de los sesenta.

Hatuey, murió en el seno del PRD, luego que le fuera rehabilitada su membrecía y titulado presidente Ad-Vitam, aunque no fue posible la realización del acto ceremonial que lo acreditara como tal por asunto de su estado de salud en que se encontraba.