Creo que al final lo realmente esencial es lograr un equilibrio entre los cambios de actitud y físicos que nos permita seguir soñando, creer que el amor existe y ser seres de luz.

POR AMARILIS CASTRO JIMENEZ

Vamos a darle la bienvenida a los cambios de actitud, esos que nos hacen seres humanos con sus altas y sus bajas; otros que son físicos, porque una pequeñita dosis de vanidad nunca cae mal.

Todos hemos sufrido cambios de actitud porque hemos sido alguna vez víctima de la ira, la soledad, la tristeza, la melancolía, la nostalgia, la sensibilidad, la impotencia o del desamor. Lo importante es que ninguno de esos sentimientos se quede en nosotros y nos conviertan en personas amargadas, frustradas, inseguras o inestables.

Por otro lado, están los cambios físicos, esos que hacemos por salud, mejorar nuestra imagen o elevar la autoestima. En este caso lo importante es que entendamos que somos hermosos y únicos, sin importar la apariencia.

Por Freddy P. Galarza 

New York.- Los llamados hechos por la presidenta de la Cámara de Cuentas de República Dominicana Dra. Licelott Marte de Barrios, parece no surtir los efectos deseados y funcionarios del actual gobierno siguen burlandose de la ley 311-14, al no hacer sus declaraciones de bienes .

Desde el pasado año la institución fiscalizadora ha insistido en la necesidad de que los funcionarios se pongan al día con el mandato que exige la ley, al parecer, se ha hecho caso omiso, colocando a esos servidores del estado como posibles violadores.

Por J.C. Malone

Nueva York.-Bill Clinton decidió que su esposa Hillary Clinton será la primera mujer presidenta estadounidense, pese a su alta tasa de rechazo e impopularidad.  Antes de reducir su rechazo y aumentar su popularidad, Bill decidió buscarle un contrincante que sea más rechazado e impopular que ella. 

Esas cosas, para nosotros los mortales comunes y corrientes, vulgares y silvestres, son imposibles, impensables. Para Bill Clinton, el político más poderoso y talentoso del último cuarto de siglo, son cosas sencillas.

Por Orlando Gil

¡QUÉ CABALLÁ! .- Leonel Fernández estuvo que no se daba por nadie en el almuerzo con los alcaldes electos del PLD, el pasado jueves. No puede decirse que fuera una audiencia cautiva, pero sí que la dejaron a su libre disposición. Como el encargado de los asuntos municipales del partido responde a sus orientaciones, el acto fue suyo, y solo suyo. Reynaldo Pared no quiso hablar, y aunque su excusa fue aceptable, la inferencia lógica fue que no quiso competir en un escenario que tampoco le iba ni le venía. Que Fernández e Ignacio Ditrén repartieran las cartas, y les correspondiera la partida. Aunque no se note, o no se resalte, los peledeístas se tratan ahora con una decencia que ni cuando eran una fraternidad. Lo mismo sucedió en la última reunión del Comité Político, en que los temas dieron la vuelta a la mesa y se quedaron a dormir un mes más, pues no hubo unanimidad, pero tampoco consenso, y no existe ánimo de avasallar a tal o cual sector. Los demonios inflados del fatídico abril en Metro Country Club fueron devueltos a los infiernos, y si los peledeístas no se tratan como en el Paraíso, por lo menos se quedan en el medio…

LUCIÓ INSTITUCIONAL.- El PLD de esta semana lució más institucional, pues hubo presidente que actuó como presidente y por igual secretario general que cumplió su función. El problema inmediato del PLD, y del país, es la dirección de los ayuntamientos, ante la emergencia creada por el PRM y PRSC al no consentir por esta vez la llamada regla de oro. Leonel Fernández salió a camino y no el presidente Danilo Medina. Gobierno es gobierno y partido es partido. Fernández no solo bajó línea a los alcaldes del PLD, sino que ese mismo día, aunque en la Casa Presidencial, se reunió con los aliados del Bloque Progresista, con fines parecidos. Explorar el ánimo y saber si están en disposición de seguir apoyando al PLD en el ámbito municipal. Se tenían iguales intenciones con el PRD, y Danilo Díaz, el enlace, estuvo llamando, pero no fue posible el pasado jueves. El partido blanco, sin embargo, se mantiene fiel a su alianza con el PLD y decidido a continuar lo que podría llamarse Doctrina Peña Gómez, de que el presidente de la sala capitular sea del mismo partido del alcalde…

SELFIE A MONTÓN.- El almuerzo del pasado jueves fue una actividad política, pues no hay dudas de que los ayuntamientos recuperan importancia y se constituyen, como lo pensó Juan Pablo Duarte, en un poder del Estado. Sin embargo, el ambiente fue más social, más de compañerismo que político. Se dieron las instrucciones que eran propias de la ocasión, y se les pidió que hicieran las averiguaciones de lugar, de manera que no se produjeran sorpresas el próximo días 16, o haya que improvisar sobre la marcha. Donde se pueda, se pueda, y donde no, pues a rascarse con uñas propias. Incluso, en procura de que los nuevos alcaldes se manejen con mayor propiedad, eficiencia y transparencia, se les entregó un dossier con las leyes y normas que rigen el orden en el municipio. Sin que eso impidiera un poco de canchanchanería entre el presidente del partido y los nuevos alcaldes. Leonel Fernández no solo llegó a tiempo, compartió el almuerzo, y estuvo hasta final, sino que consintió en retratarse con todos los compañeros interesados. Un Fernández tan suelto y afable que ni en Día de Pascuas…

HABLAR NO, HACER.- La confusión más que evidente. La prensa de esta semana dio cuenta de declaraciones del senador Wilton Guerrero, de que el presidente Danilo Medina no solo debía remenear la mata, sino mocharla. La expresión le quedó bonita, tan bonita que el jefe del Estado reaccionó favorablemente. Lo citan diciendo que hablará de cambio el día 16. ¿Qué hablará? ¿Cómo qué hablará? Si quiere hablar de cambio que acuda a uno de los tantos programas de radio y de televisión, que aceptarían con agrado su comparecencia. Pero lo suyo no sería hablar, sino proceder: hacer el cambio. Aunque el hecho de que se dejara llegar por los periodistas, cuando no es muy frecuente que hable, da buena espina. Si no mocha, el remeneo de la mata será con fuerza, de manera que caigan muchos frutos. No solo los maduros, o los podridos, sino también los alcoholados. La eliminación de empleos mediante contratos de trabajo al margen de las normas, también es buena señal. No solo nuevo personal, sino sobre todo libre de compromiso...