Por Arismendy Debord López

Los resultados de las últimas elecciones en los Estados Unidos de América han dado lugar para que una pléyade de comentaristas, con categoría de expertos o deliberadamente neófitos, pretenda explicar por qué Donald Trump  ganó la presidencia de esta gran nación. Se habla de las tres, las cinco y hasta de las ocho razones que tuvo el magnate para alzarse con la victoria, alcanzó el solio presidencial contra todos los pronósticos.

En mi humilde calidad de pastor evangélico quiero plantear mi proposición al respecto y así sumarme a la lista de disertadores, no como un avezado comentarista, sino más bien como un novicio que trata de hacer un aporte distinto.

Por Nemen Hazim

Las personas que están protestando en las calles norteamericanas por el resultado de las últimas elecciones no habían nacido o son las mismas cuyas edades no habían alcanzado los 15 años cuando George W. Busch salió electo presidente con 271 votos electorales contra 266 de Al Gore, quien había sido favorecido por 543,895 votos populares más de los que había obtenido el candidato del Partido Republicano. En un país en el que la mayoría de sus ciudadanos sólo lee novelas policíacas, ficción, historias de amor, panfletos de "autosuperación" y textos de cómo hacer fortuna, es de esperarse que una proporción muy alta de los que cuentan 30 años o menos no conozca a cabalidad el funcionamiento del sistema electoral ni haya asimilado los resultados de las elecciones del año 2000, y mucho menos de las que acontecieron en décadas anteriores. Estas son las personas que hoy objetan la elección de Donald Trump, aupadas por los esposos Clinton mediante arengas “encriptadas” o solapados mensajes encubiertos en los colores de sus vestimentas.

Por Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._ Desconociendo que se había ido para siempre y figurando todavía en la boleta, debido a que la Junta de Elecciones del condado Oceanside en  San Diego (California), reeligieron como tesorero de la ciudad al candidato Gary Ernst, quien tenía algunas semanas enterrado.

El periódico San Diego Union – Tribune que publicó la historia este jueves, dijo que la candidatura del difunto, fue mantenida por su amigo el concejal Jerry Kern, quien explicó que lo hizo en reconocimiento póstumo a un extraordinario servidor público que se ganó el aprecio y el voto de todos los comunitarios y autoridades de la ciudad.