Por Awilda Gómez / www.prensalatina.net 

Recuerdo recientemente que un buen amigo me decía ¡!no debes abrirte tanto frente! deja pasar  y que las cosas fluyan solas. Me sorprende que este amigo con tantos años en la isla del Encanto, Puerto Rico y conociendo las acciones de algunos personajes;  me haya hecho esa observación, la que tomé como buena y válida, en parte; sí en parte porque no estoy de acuerdo que ante tanta maldad e hipocresía sigan pasando cosas que muchos callen por conveniencia y se queden de brazos cruzados.

No es posible que siendo nosotros la mayoría de inmigrantes  en Puerto Rico, vivamos con tanto odio y resentimiento hacia nosotros mismo; metiendo el pie para que el hermano caiga, juzgando las acciones del otro sin ver las faltas suyas. 

Por Manuel Hernández Villeta

La iglesia católica se ha replegado ante los problemas sociales del país. Ha dejado de ser contestaría, para recluirse en discusiones a baja voz, y en ocasiones sin atreverse a dar con un puño en la mesa. Tiene que cambiar, y ser estandarte de luchas por mejoría en los niveles de vida de la población.

Por Andrés L. Mateo 

El 11 de diciembre del 2014 publiqué éste artículo advirtiendo lo que iba a pasar en las elecciones, si el control del PLD de los organismos institucionales no era eliminado. Ahora, en el 2018, avanzamos hacia un escenario electoral y no hay ley de partidos, ni ley electoral; y el PLD impone las reglas del juego “democrático.  Lo reproduzco hoy porque es claro que avanzamos hacia un matadero electoral en el 2020, aunque la oposición “entusiasmada” no ve el abismo al final del camino. Muchas cosas han cambiado, pero todo sigue igual).

Por Juan Bolívar Díaz 

Son muchos los que preguntan por qué es tan arraigada entre los dominicanos la cultura del continuismo político que se extiende a otros ámbitos en la historia nacional, afectando al sindicalismo, sin dejar de expresarse hasta en el beisbol, donde figuras legendarias han rehuido el retiro hasta que virtualmente les han dado el portazo en las organizaciones deportivas.

El mayor ejemplo del retiro todavía en momentos de gloria, sin dar pena al someterse a la decadencia, fue David Ortiz. Andan por ahí notables empresarios que reconocieron el imperio del relevo, organizaron sucesiones empresariales y familiares, y ahora se permiten el disfrute que no pudieron tener en los años de responsabilidades.