Por Roberto Valenzuela 

Una simple lectura a la historia dominicana nos demuestra que endiosar,  rendir culto a los caudillos –sean presidentes, jefes militares, hacendados– son los mismos siempre. Al general Pedro Santana, Buenaventura Báez, Horacio Vásquez, Desiderio Arias, Rafael Trujillo Molina, Joaquín Balaguer. A la espera de algún favor, los idolatran con consignas.  El historiador Euclides Gutiérrez Félix dice, y yo le creo, que por el poder que concentra la figura presidencial la gente lo ve como un dios.

Hace un tiempo que el historiador Frank Moya Pons explicó que el sistema de gobierno al estilo caudillo, como el centro de todo,  lo heredamos de los colonizadores españoles. Señaló que una persona podía ser  el gobernador de la isla (jefe político representante de la corona española), era “capitán general”. Es decir,  jefe militar. Ese mismo funcionario era presidente de la “Real Audiencia”, o sea, juez.

Por J.C. Malone

Nueva York.-Cuando muchos blancos estadounidenses dicen que sus antepasados llegaron “legalmente” tienen razón, pero esa “legalidad” ya no esta disponible para ellos, mucho menos para nosotros, los latinoamericanos.

Entender esto resulta crucial para saber, con objetividad, qué podemos esperar de cualquier reforma migratoria que resulte del debate politico actual. 

Lo primero es entender que desde el inicio, las leyes de inmigración fueron creadas para  excluir a ciertos inmigrantes.

POR: ALEJANDRO SANTANA

Frente a los últimos hechos delictivos en que se han visto involucrados menores de edad, es tiempo de que todos como padres reflexionemos y estemos al tanto de las andanzas y acciones de estos.

Que por descuidos o andar ocupados en nuestros asuntos, no nos sorprendan con una llamada con informaciones dolorosas.

Por Awilda Gómez/ www.prensalatina.net

En mis años de estudios en la carrera Comunicación Social mención Periodismo , en la primada de América, siempre nos recalcaban el de NUNCA REVELAR LA FUENTE, pero si “dar crédito a lo que no es nuestro”; porque de no ser así estaríamos incurriendo en una falta de ética muy grave; bueno yo le llamaría en un robo descarado.

Recuerdo cuando inicie como colaboradora de un digital muy conocido en Puerto Rico, que cuando yo no trabajaba la nota; siempre le recordaba a su directora ¡!mira olvidaste dar los créditos a mis fotos oh a las fotos que no tome yo!!. eso es de profesionales y sobre todo ético.