Por J.C. Malone 

Nueva York.-El Presidente Donald Trump vive su temporada alta de buena muy suerte, que es un factor político fundamental. La suerte, como la coincidencia, son sinónimos de ignorancia, porque cuando ignoramos por qué ocurren determinadas cosas, recurrimos a unas de esas palabras para explicar lo desconocido.

Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama, todos gobernaron ocho años, pero cada uno de ellos sólo designó dos jueces en la Suprema Corte de Justicia. Trump ha designado dos, y podría designar un tercero en menos de dos años de gobierno, si es reelecto, podría terminar designando cinco de los nueve jueces.

¿Dónde están los patriotas que han permitido que el Ministro humille, maltrate, ignore y se burle del deporte dominicano?

Por: Dr. Dioris Contreras Bautista

Al finalizar los Juegos Panamericanos Toronto 2015, celebrados en Canadá del 10 al 26 julio, la República Dominicana finalizó con un saldo de 24 medallas, entre ellas 3 de oro, 11 de plata y 10 de bronce.

Esta actuación obliga a hacer un análisis profundo sin dejar a un lado el gran esfuerzo que hacen día tras día los atletas, entrenadores, padres y todo el equipo de trabajo que se encuentra alrededor de un atleta.

Por Rodolfo R. Pou

“… porque a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará; y al que mucho se le haya confiado, más se le pedirá.” - Lucas 12:48 

Esta semana gocé de dos actividades que aunque diferentes en estructura, temática y participantes, ambas estaban unificadas en el concepto que trata las diversas experiencias de los latinoamericanos y el método en el que los individuos las comparten y las comunican. 

Por J.C. Malone

Nueva York.-Los grandes líderes suelen tomarse consignas y estrategias prestadas. Barrack Obama, ganó traduciendo en “Yes We Can”, el “Sí Podemos” del imenso César Chávez, el Gandhi Mexico-Americano. Con esa consigna Chávez movilizó a los trabajadores agrícolas e hizo lo imposible, arrodilló a los hacendados y la industria vinícola californiana, Obama se reeligió.

 El nuevo jefe de las escuelas neoyorquinas, canciller Richard Carranza inició visitando varias de las 1,800 escuelas donde estudian 1.1 millón de estudiantes. Bautizó su gira, con un nombre que tomó prestado de Hillary Clinton, iniciando su campaña política con una “Gira para Escuchar”, “Listening Tour” en 1999.