Por Olga Capellán

MADRID, España.- Ana Julia Quezada podría ser una asesina en serie, de acuerdo a claros indicios de la Guardia Civil, si se comprueba que la confesa asesina del niño Gabriel Cruz, pudo también segar la vida de su propia hija en el año 1996, de acuerdo a lo publicado hoy por el Periódico.

La niña de 4 años de edad murió en horas de la madrugada al caer por una ventana de su casa, en un séptimo piso en la Calle Vega de la ciudad de Burgos, pero su madre (Ana Julia Quezada) alegó que la niña era sonámbula.

Por Awilda Gómez/ www.prensalatina.net

Recientemente leí en el muro de Facebook de una colega amiga unos comentarios relacionados al maltrato de las mujeres víctimas de violencia domésticas, donde las opiniones floraban en torno a que muchas de ellas se quedan calladas ante su situación de violencia; incluso se debatía  el tema de que muchas ponían una querella contra su agresor y luego las retiraban.

Por Rodolfo R. Pou

A un momento donde tuvimos el lamentable paso del Huracán Florencia para sustentar en nuestros recuerdos la atroz imagen del paso de María, a doce meses de impotencia, debates vacíos, señalamientos de culpabilidad, reclamos, mentiras e incertidumbre y más de cincuenta semanas de incompetencia y despecho, sumado a los más de 350 días desde que la politiquería partidista barata se impusiera por encima de las soluciones de penurias de puertorriqueños y la diáspora dominicana, nos hacemos la siguiente pregunta ¿Cómo llegamos a este punto de tanta insensibilidad ante una enorme tragedia humana?

A un año de que el despiadado huracán María arropara y destruyera la hermana Isla de Puerto Rico, aún sigue siendo tema de debate y conjeturas el número real de vidas que se perdieron tras su paso y en las subsiguientes noches de sufrimiento y abandono para el pueblo puertorriqueño y para muchos de los dominicanos que allí residen.

Por J.C. Malone

Nueva York.-La senadora estatal Marisol Alcántara recién inventó el triunfo del fracaso, una paradoja política fuera de serie, fracasó buscando la reelección, pero triunfó estableciendo un sólido liderazgo.  Robert Jackson, un afroamericano apoyado por blancos, le ganó con unos 25 mil votos, ella obtuvo unos 18 mil.

 Cuando Marisol ganó el escaño en 2016, sacó unos ocho mil votos, en 24 meses movilizó unos 10 mil nuevos votantes.