Por Juan Bolivar Diaz

Si este país no fuera el paraíso de la impunidad y la malversación de los recursos públicos, no se estuviera cuestionando ahora las responsabilidades por el desastre de la inversión de casi 40 millones de dólares en la tecnología con que se pretendió la automatización del proceso electoral del año pasado, cosechando un rotundo fracaso.

Es que hubo otro escándalo peor, que involucró una suma mucho mayor, de 62.6 millones de dólares, firmado por la JCE antes de las elecciones del 2008 con el Consorcio Soluciones Modernas (SOMO), revestido de graves irregularidades desde su licitación hasta su pago, y los equipos comprados en gran proporción terminaron abandonados en un almacén, El fracaso fue tan evidente que no pudieron procesar los datos biométricos de la ciudadanía. Y la indolencia es tan grande que todavía nadie en la JCE ha dado una explicación pública de por qué tuvimos los dominicanos que someternos de nuevo al registro biométrico antes de los comicios del 2016.Y peor aún, casi nadie la exigió.

Por J.C. Malone

Nueva York.-Los resultados de las elecciones municpiales neoyorquinas son en extremo preocupantes, un 76% de abstención es muy alarmante. El alcalde Bill de Blasio se reeligió con un 64% de ventaja, unos 600 mil votos,  un minúsculo 14% de los 4.3 millones de neoyorquinos registrados para votar.

      Sólo votó un millón; 3.3 millones escogió la abstención.

Por Gnosis Rivera

O quizá no es que no quieres, es que "sientes" que no puedes más. Tu mente, por algún motivo, te ha convencido que "irse" es la única opción; y no es que diga "algún" como quien no encuentra una justificación o motivo y usa esa palabra para designar a lo imaginario. Realmente hay razones muy concretas debidamente identificadas por la propia persona que decide la "salida", y también diferenciadas por la comunidad médica.

Algún motivo es una infinita sensación de tristeza instalada en la psique, y por ende, una cruel ausencia de voluntad en el cuerpo para realizar las actividades más simples y comunes del día a día, como salir a la calle, bañarse, o comer. Es solo querer dormir o no logar hacerlo. Es pánico, miedo, angustia, y la peor de todas: la sensación de desesperanza.

By.- Carlos Suarez

New York.- Soy y he sido un defensor de de las reinvindicaciones obreras. Fui un delegado sindical por muchos anos y dependo de una pension, obtenida atravez de las conquistas laborales (fui miembro de la Federacion de empleados plublico de nueva York, conocido por las siglas PEF). 

Se que muchos compañeros del sindicalismo temen a perder beneficios conectados con su sindicato, en el caso de darse una convencion constitucional en nueva York. Esa preocupacion pudiera tener cierta lógica, pero no es necesariamente correcta. No creemos que evitar la convencíon sea la repuesta correcta para, proteger y mantener los derechos de los trabajadores ni para combatir los estragos contra el movimiento obrero que se han venido observando desde la década de los ochentas.