Celular, celular

Por Claudia Fernández

¿Ha llegado nuestra relación con el celular a nivel de dependencia? La ya común escena de parejas a la mesa en restaurantes y que apenas conversan o se miran a las caras, cada uno absorto en el móvil, es elocuente. Según Moment, aplicación con casi 5 millones de usuarios que permite saber la cantidad de horas pasadas diariamente usando el aparato, la persona promedio pasa cuatro horas al día interactuando con su teléfono. La periodista estadounidense Catherine Price, tras comprender que tenía que cambiar su relación con su celular, recomienda buscar algo que nos apasione, en que queramos enfocar la atención y nos motive a pasar menos tiempo con el teléfono. Hacernos a la idea de pasar más tiempo “con nuestra vida”.

La autora es periodista  y escribe para el Periódico el Caribe en República Dominicana.

 

Por Awilda Gómez/www.prensalatina.net

Hoy que se celebra el día de los padres en la hermosa aun isla del encanto Puerto Rico, en algunas países; aprovecho para felicitar a todos aquellos que han llevado con responsabilidad y verdadero amor genuino el rol de serlo.

Si bien es cierto el ser padre o madre no viene con un manual de instrucciones; pero una vez decidimos serlo se debe llevar con gallardía   la crianza de esos hijos que no pidieron nacer.

Por Jacqueline Tineo /www.prensalatina.net

Con la capa de la Mujer Maravilla, vivimos muchas veces,  pero hay días en que somos nosotras las Mujeres que necesitamos un héroe que nos salve. 

Hemos de soltar pues esa capa que pesa tanto y darnos la oportunidad de caminar descalzas, libres de ataduras, prejuicios, de obligaciones, del qué dirán... 

Aunque la vida tarde o temprano te pasa factura, procura, eso sí, amar de verdad, ser generoso, respetuoso, justo, misericordioso, bondadoso.

Por Rodolfo R. Pou,

Dentro de la apatía comunitaria y política que caracteriza a los dominicanos en el extranjero, a veces quedamos ajeno, a todo aquello que nos pudiera afectar o beneficiar. Y aunque lo que a continuación puede sonar como una justificación, en realidad, nosotros, los de “fuera”, que vivimos con el cuerpo aquí y la mente allá, tenemos dos frentes sobre los cuales debemos estar pendiente, a diferencia de nuestros compatriotas que viven en la isla. 

Cuando uno es un binacional o bicultural, tiene que estar atento, bien informado y tener pleno conocimiento de las cosas que nos puedan impactar negativamente, en cualquiera de los países que llamamos casa. Como también es vital, manejar las informaciones impositivas, las tazas de cambio, los aspectos migratorios, conocer de nuevos o activos recursos, los derechos que poseemos y las oportunidades que a diario florecen, en una y otra nación.