Por J.C. Malone

Nueva York.-Vivimos tiempos de Fuertes contrastes politicos. Pasamos de un derechista blanco, George W. Bush, a un “liberal negro”, Barack Obama, a un empresario derechista, Donald Trump, ¿seguirá una mujer negra como primera presidenta?.

En el Partido Demócrata mencionan a tres mujeres negras como posibles candidatas presidenciales, Michelle Obama, Oprah Winfrey y la senadora de California, Kamala Harris.

Obama es una Hillary Clinton negra sin experiencia de Estado. Sus ocho años de experiencia en la alcoba presidencial, no la califican para ser presidenta; con Hillary aprendimos que si duermes con un presidente, no amaneces presidenta.

Por Olga Capellán.-

El Partido Revolucionario Dominicano (PRD), se levantará de su letargo, porque es la única organización política de la república dominicana considerada el Partido de la Esperanza Nacional, así como le llamó su máximo líder y guía, Dr. José Francisco Peña Gómez, y lo estuvo a su cargo desde la salida del profesor Juan Bosch en el año 1973, hasta la hora de su muerte en el 1998, a propósito de sus 81 años que cumpliría este día 6 de Marzo.

Ahora y luego de múltiples divisiones que ha sufrido, inclusive después de la desaparición físicamente de su líder, cuando sufrió mellas por parte de algunos dirigentes que se creyeron eran tan importantes en el seno del partido, sin embargo la salida de estos pasaron sin pena ni gloria, como fue el caso del diputado Peguero Méndez, quien trató de formar parcela aparte, pero sin ningún resultado positivo.

Por Olga Capellán.-

No sé cómo se vive en Macondo, pero por lo que he oído debe ser maravilloso, un mundo imaginario, secreto, luchador, pero al mismo tiempo fantasma, y deseado, donde tener amores allí te llenas la vida de colores, y no es para menos, y si no, pregúntenle a Mauricio Babilonia, que el tan solo el hecho de su presencia en este lugar, hacía abundar las flores y las mariposas amarillas para el deleite de su gente.

No sé cómo se vive en Macondo, pero si como se vive en la República Dominicana, donde todo el mundo se considera el jefe de todos, y cada quien pretende aplicar la ley del más fuerte, y así mantener el dominio sobre los incautos.