Por J.C. Malone

 Nueva York.-En Washington Heights, las opiniones están divididas sobre Ydanis Rodríguez, el concejal dominicano aspirante a Defensor del Pueblo.  Mientras unos escupen improperios y vituperios contra su madre, otros escupen contra su padre,  pero todos coinciden al definirlo como un “malnacío”.

Todos tienen sobradas razones.

Por Awilda Gómez

La gente es rápida es juzgar las faltas de los demás, más no ver las suyas; empezaré este articulo definiendo mi  temperamento; sí mí temperamento; pero no aquel que es etiquetado por mis detractores… sino más bien el caluroso, rápido, activo, incisivo, práctico, voluntarioso pero justo, auto suficiente y muy independiente. De firmes opiniones, tanto para mí misma como para otras personas. Por eso no soy lo que dicen ser; simplemente soy yo.

Vivimos en una sociedad de apariencias; rebosado  de EGO y  un YO que drena hasta matar. 

Por Rodolfo Pou

Esta pasada semana, y a pesar de sonar bufo decirlo, para los dominicanosresidentes en los Estados Unidos, todos los caminos conducían a la Capital de la nación americana. Centenas de ellos, llamados por la invitación que les extendiera único dominico-americano, miembro del Congreso de los Estados Unidos, el representante Adriano Espaillat, llegaron allí para decir presente.

A ritmo de tambora y orgullo patrio, en buses bajando desde la costa nordeste y en avión procedentes de los Estados del sur, líderes comunitarios, políticos, culturales y empresariales que se identifican como dominicanos, respondieron a la convocatoria al Capitolio en Washington, que le hiciera el Congresista Espaillat.

Por Luis M. Rodriguez

El 11 de junio de 1999 el Congreso Nacional de la República Dominicana, mediante la Ley No. 58-99, declaró héroes nacionales A Francisco Alberto Caamaño Deño y a Rafael Tomas Fernández Domínguez por sus “demostraciones de fe patriótica y su lucha por el respeto a la democracia y a la soberanía del suelo dominicano”. 

Entre sus considerandos, el Congreso los valoró como “adalides en la lucha por el respeto a la constitucionalidad de la República” y como “salvaguardas… de la soberanía nacional por su gallarda actitud frente al invasor” yanqui.