PERIODISTAS Y ABOGADOS DEBATEN MODIFICAR LEY 10-91 Y 6132

Opinión
Typography

Por Darvin Hiciano

Como abogado y locutor,  desde mi punto de vista, entiendo que es tiempo de que se realicen los cambios necesarios que ameritan las leyes 6132 de Expresión y Defunción del pensamiento y la 10-91 que crea el Colegio Dominicano de Periodistas.

No cabe la menor duda, que ante los problemas y desaciertos por la que atraviesa el gremio, los  cambios que se efectúen  de ser aprobado el anteproyecto de ley ante el Congreso Nacional,  los directores de medios serían los primeros en levantar bandera; porque para nadie es un secreto que muchos de ellos no son profesionales del  periodismo y muchos menos locutores, y en tal sentido, no deben cargar con determinadas responsabilidades, aunque en otras se justifique.

 En plena víspera de Noche Buena, tuve la oportunidad de compartir en los debates  entre colegas; a raíz del taller titulado “Estudio Leyes de Comunicación y Prensa del Programa de Apoyo a la Reforma legal de Medios de la República Dominicana”; organizado por el Colegio Dominicano de Periodistas (CDP) y respaldado en su auspicio por la UNESCO. El selectivo grupo estuvo integrado por un equipo de especialistas del periodismo y el derecho, convocados en mira a trabajar casi a tiempo completo con el objetivo de abordar todos los temas en cuestión que pudiesen ser motivo de controversia.

 

El taller se desarrolló en un hotel de Juan Dolio,  los días 22,23 y 24 del presente mes, marcado por un emotivo y caluroso debate que inició  con una primera sección el viernes a la 10:00 am;  contó con la presencia del presidente del CDP Adriano De la Cruz, David Lorenzo, director ejecutivo; Miguelina Crespo, relatora del anteproyecto de ambas leyes, el profesor universitario Rafael Peralta Romero entre otro profesionales de ambos gremios. 

Haber trabajado en una fecha tan emblemática en ocasión de la víspera de noche buena, me dice que la directiva actual del Colegio Dominicano de Periodista, está  empeñada en que se perfeccionen ambas leyes y que sus miembros puedan disfrutar a plenitud de  los cambios y trasformaciones efectuados.

 Esperemos que, en virtud del sometimiento del ante proyecto de las leyes 10-91 y 6132 al Congreso Nacional, ambas puedan ser reconocidas en función de los cambios efectuados, y de esa forma se permita su posterior aplicación en consonancia  a los requerimientos planteados.  

Esta experiencia me deja entender, que cada gremio debe revisar y modificar si es necesario, la ley que lo ampara, y así garantizar, preservar y fortalecer  los derechos y deberes de sus integrantes. El dilema institucional  se observa muy a menudo en nuestro país, debido a las  frecuentes debilidades  de los gremios. En tal sentido, todos sus miembros están llamados a despertar el iteres, exigiendo de modo tal, que ante situaciones que se hayan salido de control en perjuicio de la colectividad, se puedan solucionar, realizando los pasos de lugar para que se hagan valer los mecanismos jurídicos  en favor de los interesados. 

El autor es abogado y locutor  residente en el Municipio Nagua, República Dominicana.

 

 

Add comment


Security code
Refresh