By.-Orlando Gil

 UN ELEMENTO.- La pronta destitución de Manuel Rivas como director de la OMSA no deja de ser un elemento de interés. El  presidente Danilo Medina no tira piedras para atrás, como dijo en una ocasión, pero sí se ocupa de recoger las que encuentra en el camino. Una forma de cubrirse y evitar que lo lapiden políticamente. El pecado, sin embargo, sería original. Los nombramientos reconocen un trabajo político, el tiempo en el puesto premia lealtad, y el beneficiario lo asume como una patente de corso. Puede hacer y deshacer a su antojo, sin temor ni consecuencia. Igual sucede cuando se producen denuncias. No puede cancelarse a un funcionario porque sea objeto de un reportaje, por muy sensacionalista que fuera, pues sería poner la gobernabilidad en manos extrañas. Así no habría que estar atentos a las ocasiones que la tradición establece como propias para cambios en el gabinete o en posiciones claves, sino sintonizar programas de gran audiencia. Lo que sí podría hacer la máxima autoridad, y aparentemente no hace, es averiguar --por su lado y con sus medios-- qué de cierto tiene la información...

By.-Tony Pina

En nuestro país existe la creencia casi generalizada de que todo el que utiliza un medio de comunicación es periodista; y no hay nada más absurdo que esa aberración del uso de los medios de prensa.

De ahí que todos los que son impostores de esta noble profesión que tiene como objetivos esenciales informar, orientar y educar, se crean que son periodistas cuando en realidad deberían todos estar presos.

By.- Carlos McCoy

El término sabichoso quiere decir, en Cuba y Puerto Rico, “pedante, que quiere demostrar que sabe mucho sobre algo”.

Sin embargo, nosotros, en la República Dominicana le hemos dado otra connotación. Es quien “saca provecho personal mediante el engaño a otras personas” Un perfecto “Avivato”, como aquel  personaje de las antiguas tiras cómicas del caricaturista argentino Lino Palacios.

By.-J.C.Malone

 Nueva York.-Más de 900 fuegos forestales arden en el Pacífico estadounidense, cuatro huracanes azotan el Atlántico, un terremoto devastó México e inundaciones arrasaron la India, Nepal y Bangladesh. Los polos Norte y Sur se descongelan muy aceleradamente.

Con éstos fenómenos naturales el planeta nos anuncia con claridad que estamos viviendo una de sus transformaciones periódicas.

Una lluvia de meteoritos le arrancó tanta masa al planeta que formó la luna, levantó las inmensas cordilleras, separó los continentes. Sin las erupciones volcánicas no tuviéramos agua, sus cenizas mineralizaron y fertilizaron nuestros valles, las nubes de humo  que levantaron bloquearon el sol, crearon las eras glaciales. Al final de la última era glacial, nació la agricultura que hoy nos alimenta, “todo obra para bien”.